Thursday, March 18, 2021

El Camino ( Por Giorgos Metalinos )

CRISTIANISMO COMO IGLESIA A LO LARGO DE LA HISTORIA

1. El orígen y la revelación de la Iglesia


La caracterización de la Iglesia por el apóstol Pablo como el “Cuerpo de Cristo” y Cristo como Su “Cabeza” (Colosenses 1:24, 18), llevó a la Iglesia a una asociación directa con Cristo. Estando unida al eterno Logos de Dios, la Iglesia es igualmente eterna y pre-existente antes de todos los siglos, con Cristo. Por tanto, su comienzo y su origen no están localizados en la humanidad, sino en Dios. La Iglesia “no es de este mundo” (Juan 18:36); es un misterio “escondido desde los siglos en Dios” (Efesios 3:9). La Iglesia ya existía en la eterna voluntad de Dios. Así como el plan de Dios para la salvación de la humanidad y del mundo en la Persona de Cristo era pre-eterno, así también era pre-eterna Su voluntad de fundar Su Iglesia en el mundo, para la perpetua realización de la salvación. Según San Atanasio el Grande, la Iglesia, “siendo previamente creada, luego nació de Dios” (PG 26, 1004/5).

Esto indica que la Iglesia es un misterio, que se revela en Cristo y que en esencia permanece como un misterio inexplicable, como Cristo mismo lo es. Esta es la razón por la que no pueda formularse una definición formal de la Iglesia que corresponda a Su esencia, pues ella permanecerá para siempre más allá de los poderes cognitivos del hombre. La Iglesia, como el “Cuerpo de Cristo”, no puede ser definida. Sólo puede ser percibida por la experiencia, esto es, sólo mediante la participación del Hombre en Su particular estilo de vida. Un miembro activo de la Iglesia realmente vive el misterio de la Iglesia, y sólo un miembro activo de la Iglesia -en otras palabras, un santo- puede expresar su experiencia mística desde su participación personal en la vida de la Iglesia. Esta es la razón por la que la invitación de la Iglesia al mundo es “Ven y ve” (Juan 1:46). Nos invita a participar en Su experiencia mística, que es la única forma que uno puede familiarizarse con Ella. Su aspecto visible es, por supuesto, reconocible, y es la congregación de los fieles.

La vida de la Iglesia evolucionó en fases:

a) Durante Su primera fase, la Iglesia -que era existente pre-eternamente en la sabiduría de Dios- también comenzó a existir redentoramente para el mundo y la humanidad, como una Iglesia celestial, incluso antes de la creación real del mundo material. La primera comunidad que Dios creó y que incluyó en Su Iglesia fue el mundo de los espíritus: los ángeles. Esta es la “Iglesia de los primogénitos, inscritos en los cielos”, la “Jerusalén celestial”

(Hebreos 12:23, 22). En esta Iglesia celestial finalmente se agregarán las almas de los santos a través de todos los siglos (Efesios 1:4), porque esta, la Iglesia celestial, es a la que cada fiel sería finalmente orientado. Según San Pablo, “nuestro estado” -nuestra vida- “existe en los cielos”; en otras palabras, en esa Iglesia Celestial (Filipenses 3:20). Por lo tanto, la primera forma de la Iglesia -que apareció en la voluntad inicial de Dios- era la comunidad celestial (espiritual): la Iglesia de los ángeles (espíritus).

Muchas son las partes de la Biblia que se refieren a la Iglesia Celestial:

Hebreos 12:22-23, 11:10, 8:2 (mencionada como el “verdadero tabernáculo”), 9:11. El Libro del Apocalipsis llama a la Iglesia “la nueva Jerusalén, la ciudad, la santa, descender del cielo de parte de Dios…” (Apocalipsis 3:2; 21:2).

Con la Encarnación de Cristo, la Iglesia invisible se vuelve visible y “desciende” del cielo (el mundo de los espíritus) para adentrar también a la humanidad en Su seno (Cf. Efesios 2:19, Hebreos 3:1), porque sólo entonces es salvada la humanidad, realmente y eternamente: cuando se convierte en miembro de la Iglesia.

Esta es la fe que persevera en la Tradición (es decir, el propio testimonio) de la Iglesia. Según la Segunda Carta de Clemente, la Iglesia es “de lo alto; es La primera creada, incluso antes del Sol y la Luna; siendo espiritual, llegó a revelarse en la carne de Cristo” (Capítulo 14:1-3). La dirección perseguida por los cristianos, como miembros de la Iglesia (terrestre) es “desde la Iglesia de aquí, a la Iglesia de allí arriba”; en otras palabras, desde la terrestre hacia la celestial (Gregorio Nacianceno, PG 35, 796).

b) Durante Su segunda fase de existencia, la Iglesia “descendió del cielo de parte de Dios” (Apocalipsis 21:2) y fue “plantada “ en la tierra, en el mundo (San Irineo PG 7, 1178). De esta forma, se expandió la comunidad angélica celestial creada por Dios, con la incorporación de la comunidad terrestre de la humanidad. El mundo, según los santos padres, fue creado con la perspectiva de la Encarnación de Cristo y la revelación del misterio de la Iglesia. La fundación del mundo fue, de hecho, también la fundación de la Iglesia “potencial”, esto es, una Iglesia con potencial. Un antiguo texto eclesiástico, “Poemen” de Hermas, dice que “el mundo fue constituído” por el bien de la Iglesia (2ª visión).

La sustancia de la Iglesia se revela en el mundo en la comunión de Dios con la primera pareja creada en el Jardín y paraíso del Edén. La “primera pareja creada” no son dos individuos separados. Representan una comunidad humana. La noción de “comunidad” ya existía desde el mismo momento en que Adán (hombre) fue creado. La mujer fue (potencialmente) creada junto con el hombre, porque ella ya existía dentro del hombre (Génesis 1:27; 2:21-22). Estos dos primeros humanos tenían “potencialmente” a toda la humanidad dentro de ellos. Este estado paradisíaco del hombre era la primera manifestación terrestre del misterio de la Iglesia, como la comunión entre Dios y los humanos y la de los humanos entre ellos mismos, porque sólo con esta forma divina de comunión el hombre puede llevar a cabo su salvación y convertirse en “un comulgante de la naturaleza divina”, como dijo el apóstol Pedro (2ª Pedro 1:4). La multiplicidad de las personas humanas (hipóstasis) encuentra su unidad en la comunión de las personas y Dios: la Iglesia.


A pesar de su giro hacia la voluntad de la persona humana, que prefiere lo que es demoníaco y opuesto a Dios en vez de lo divino y lo verdadero para establecer su existencia, la Caída es, en esencia, un acontecimiento social. La imagen divina dentro del hombre primeramente se destroza, y la personalidad humana se desintegra (“naturaleza humana rebelándose contra sí misma”, dirá característicamente San Máximo el Confesor; PG 196C). Al mismo tiempo, la comunión humana establecida por Dios también se destruye, así como la inmediatez de la comunión entre los humanos y Dios (Cf. Génesis 3:8, etc.).

Y sin embargo, aunque esta primera iglesia-comunidad redentora cayó a causa de la Caída del hombre, y también perdió su forma original (“la antigua belleza”), sin embargo no dejó de existir. La comunidad humana de después de la Caída se dividió en dos ríos humanos: uno que siguió el camino de vida sin Dios, y el otro que siguió viviendo, con el “primer evangelio” (Génesis 3:15); en otras palabras, con la promesa de Dios de una salvación “en Cristo”, enraizada en su conciencia. En ese segundo río humano es donde pertenecen Abel y Noe y todos los que preservaron su fe en Dios, viviendo con la “anticipación” (Génesis 49:10) del Redentor y orientando sus vidas en consecuencia.

Así, continuó la existencia y el curso de la Iglesia en el mundo, incluso después de la Caída, en medio de los gentiles que vivían sobre la base de una ley no escrita (conciencia), y los judíos, que observaban la ley moral escrita del Antiguo Testamento. Todas estas almas justas, según los santos padres, pertenecen a un pueblo, el “pueblo de Dios”; a una “ciudad”, a un “reino”, a un “cuerpo”, el de la Iglesia. San Irineo habla característicamente de “dos sinagogas”: la de los judios y la de los gentiles. Así pues, no es inusual percibir en las iglesias ortodoxas la representación de antiguos filósofos entre los santos, porque incluso ya en el siglo II, el apologista y mártir Justino hablo de “cristianos” antes de la Encarnación de Cristo, ya que puesto que eran los únicos que habían vivido “con el Logos” (esto es, con Cristo), “aunque se pensaba que eran ateos”. Realmente contó entre ellos a Heraclio, Platón, Aristóteles y a otros.

La fase final de la iglesia en el mundo (la Encarnación de Cristo – Pentecostés), iba a ser la continuación de la Iglesia pre-cristiana de los justos del Antiguo Testamento, que están diferenciados así del resto de la humanidad, que no vive orientada hacia el “cumplimiento” de las promesas de Dios: Jesús Cristo. El hecho de que Dios eligiera al pueblo de Israel, que no alude a ningún nacionalismo eufórico o a una discriminación en favor del elemento israelita, sino que simplemente indica Su preferencia asignando a los descendientes de Abraham (“semilla”) las etapas preparatorias necesarias para que la humanidad reciba a Cristo, simplemente confirma la presencia de la Iglesia como “el pueblo de Dios”, después de la Caída.

Dios ha elegido a un siervo fiel -Abraham- para ser el “padre de una multitud de naciones”, en quien “todas las naciones de la tierra serán bendecidas” (Génesis 17:1…). En otras palabras, Abraham sería visto como el padre de la “fe”, en cuya persona todos los “fieles” serían bendecidos, ya fueran israelitas o no, mientras siguieran siendo el “pueblo de Dios” y fieles a Su promesa. La fe de ese pueblo es lo que les une a los fieles del Nuevo Testamento; ambos grupos de personas tienen la Persona de Jesús Cristo en su núcleo, que es el punto focal donde ambos coindicen, mediante su fe. Y mientras la fe del primer grupo está basada en el Cristo que aún iba a encarnarse, la fe del segundo grupo está basada en el Cristo “ya encarnado”, que “volverá de nuevo”. Según el bendito Crisóstomo, “todos los que complacieron a Dios antes de que Cristo viniera”, también pertenecen al único “cuerpo” de Su Iglesia, porque “también apreciaron a Cristo”, esto es, igualmente Le reconocieron

(PG 62, 75). La celebración ortodoxa de los santos Antepasados, desde Adán hasta San José, el desposado de la Theotokos, expresa esta precisa verdad.

c)La encarnación del Logos eterno de Dios -Jesús Cristo-, marca la tercera fase del curso terrestre de la Iglesia. Lo que la humanidad perdió en el primer Adán, esto es, el potencial para permanecer en comunión eterna con Dios, es logrado por el “segundo Adán”, Cristo (San Ireneo). En lugar del primer paraíso terrestre, viene otro, uno celestial: Cristo. Así pues, la comunión con Dios se lleva a cabo, no fuera de Dios, sino en Dios mismo, en Cristo y por medio de Cristo. Es en Cristo en quien se consuma el renacimiento y la renovación de la humanidad y el mundo -la “recapitulación” de todo- en otras palabras, su unión con Dios (Efesios 1:10), y su salvación. El cuerpo de Cristo es el nuevo Paraíso, porque en él es donde el cuerpo de la humanidad y el mundo son unidos y salvados. El Cuerpo de Cristo es de hecho la Iglesia; es la comunidad de la zeosis-deificación y de la redención. Así, del mismo modo que Cristo es algo enteramente nuevo para el mundo, así lo es Su Iglesia. Es una nueva realidad temporal, una magnitud enteramente nueva, una comunidad divino-humana.

Cristo salva y regenera a la Iglesia que ha sido “plantada” en la tierra desde el principio del mundo, uniendose místicamente a la Iglesia y convirtiéndose en la Cabeza de la Iglesia (Efesios 1:22-23). La completa obra salvadora de Cristo (Encarnación, enseñanza, crucifixión, Resurrección), aspiraba a la salvación ontológica de la Iglesia y a la seguridad del potencial de salvación para cada existencia. La Iglesia del Antiguo Testamento se perpetúa por tanto tras la Encarnación de Cristo, así como la Iglesia del Nuevo Testamento, que ahora es el Cuerpo de Cristo, al que todo está invitado a unirse, para encontrar la salvación.

En su deseo de especificar con la mayor precisión posible el momento exacto en el que fue establecida por Cristo la Iglesia del Nuevo Testamento, los santos padres coinciden que su núcleo primario está situado en el llamamiento de los doce apóstoles y discípulos, que se convirtieron así en los fundamentos de la Iglesia (Efesios 2:20). Sus fundamentos históricos fueron puestos con la crucifixión de Cristo, con Su sufrimiento, porque es con Su Sangre con la que la Iglesia se alimenta (Crisóstomo, PG 51, 229). Sin embargo, la presencia de la Iglesia en el mundo fue activada el día de Pentecostés, que es Su fecha real de nacimiento -el momento de Su aparición oficial en la Historia. Con el Espíritu Santo -que fue otorgado al mundo el día de Pentecostés- la presencia de Cristo se perpetúa en el mundo, por la Iglesia como Su Cuerpo. Según P. Evdokimov, “la iglesia se alimenta, como un lago, por la continua fuente de la Última Cena, pero también por la lluvia de la Gracia, el perpetuo Pentecostés”.

Así, la Iglesia no es sólo el Cuerpo de Cristo, sino también un constante Pentecostés, porque se “constituye” como un establecimiento sobre la tierra mediante el incesante aliento del Espíritu Santo. De esta forma, uno puede percibir porqué la Iglesia -aun la terrestre- no deja de ser algo celestial. Vive en el mundo, pero no es “de este mundo” (=temporal, Juan 17:16), porque es una comunidad divina, en las personas de Sus santos, naturalmente. Tiene a Cristo como Su cabeza, mientras que Su alma y su poder motriz es el Espíritu Santo. “La Iglesia es el desbordamiento de lo terrestre en lo celestial”. Por eso, la Iglesia no puede estar relacionada con ninguna persona mundana, por ejemplo un sacerdote, un patriarca o un obispo. Cualquiera que sea el ministerio que las personas puedan tener dentro de la Iglesia, aun así son miembros ordinarios del Cuerpo de Cristo. Cristo es el eterno y único “líder”

(Cf. Hebreos 12:2) de Su Cuerpo. Por lo tanto, mediante un uso erróneo del término, uno puede confinar la palabra “Iglesia” para significar la jerarquía, porque la Iglesia es la comunión de todos los que están unidos con Cristo, tanto el clero como los laicos; Ella es el cuerpo del Señor, el pueblo de Dios, la comunidad de la Gracia.

Cristo, la Cabeza de la Iglesia, es quien también determina la obra (misión) de la Iglesia como Su Cuerpo. La obra de salvación en Cristo se continúa en el mundo mediante la Iglesia, haciendo subjetiva y personalmente, de cada persona, un participante de la salvación “en Cristo”. En otras palabras. Cristo salva continuamente al mundo, mediante Su Iglesia. Esto indica cuán significativa es la Iglesia en el curso del mundo -en su Historia- y eso es lo que el bienaventurado Agustín quiso decir cuando dijo que la Iglesia es “Cristo, perpetuado por los siglos”. La Iglesia continua perpetuando la obra redentora de Cristo, porque Ella es la que continúa Su triple obra: la del Sumo Sacerdote, la del Profeta (maestro), y la de Rey. Importantes padres como San Cirpiano (PL 3:1169, 4:502) proclamarán que la salvación no existe fuera de la Iglesia. Los que están familiarizados con la naturaleza de la Iglesia no ven ninguna exageración en esta declaración. Por eso sólo en la Iglesia puede regenerarse la humanidad, estar unida a Cristo -La Verdad- y vivir la verdad. Además, sólo mediante la unión con Cristo -que tiene lugar en los Sacramentos (Misterios) de la Iglesia- la naturaleza perecedera de la humanidad puede unirse a la naturaleza imperecedera y eterna, y deificarse; esto es, participar de la vida eterna de Dios.

Sin embargo, esta es la forma en la que se define la razón para la existencia de la Iglesia (Su propósito en el mundo). La Iglesia, como Reino de Dios, se convierte en el terreno espiritual en el que la gente puede reintegrarse en la comunión con Dios. La Iglesia se convierte en la levadura del mundo (Cf. Juan 14:16, 25) para la transformación del mundo en Cristo. Su propósito es la “cristificación” y la “eclesialización” del mundo; su transformación en una “nueva creación” (Gálatas 6:15). Con la Encarnación de Su Hijo, todo recibe la invitación de Dios para “eclesializarse”, esto es, para convertirse en Cuerpo de Cristo. Por eso la Iglesia se convierte en el centro del universo, el lugar donde la salvación de la humanidad se decide y se juzga. Es donde tiene lugar nuestra zeosis-deificación, aquí y ahora (en lugar y tiempo). Según San Clemente de Alejandría “el deseo (de Cristo) es la salvación de la humanidad, y este deseo es llamado Iglesia” (PG, 8, 281). Por eso Cristo proveyó a Su Iglesia en la tierra con todo lo necesario para que cumpliera Su obra de salvación. Además, según el apóstol San Pablo, la Iglesia es el instrumento dado por Dios para la salvación del hombre, ya que Su propósito es “perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del Cuerpo de Cristo” (Efesios 4:12). Por lo tanto, con la Iglesia, surge un “nuevo reino” -el reino de Dios- por todo el mundo y se hace realidad un nuevo gobierno -el gobierno de Dios-. Lo que sólo fue una visión para el profeta Isaías (cap. 6), o una “utopía” para Platón (La República), se convierte en una realidad universal en Cristo.
 
Catecismo Ortodoxo
http://catecismoortodoxo.blogspot.com/

Saturday, February 27, 2021

Akathistos A los Sufrimientos del Señor

Kondakio I

Invencible Jefe del Ejercito y Señor del cielo y de la tierra, a Ti, Rey Inmortal, al Verte suspendido en la cruz, toda la naturaleza se conmovió, el cielo se horrorizó, se estremeció el cimiento de la tierra; nosotros indignos, con agradecimiento veneramos Tu sufrimiento por nuestra causa, y con el malhechor Te imploramos: Jesús Hijo de Dios, acuérdate de nosotros cuando llegues a Tu Reino.

Icos 1

Completando la mundo angélico, Tu no recibisteis de los ángeles la esencia (naturaleza), pero siendo Dios, por nosotros Te hicisteis hombre, y con esto a la persona, destruida por los pecados, revivisteis con Tu vivificante cuerpo y sangre. Por ello, nosotros, al recordar Tu amor, así Te agradecemos: Jesús Dios eterno amor, Tu a nosotros terrenales nos mostrasteis compasión. Jesús, Tu que dejasteis a los ángeles celestiales, descendisteis hacia las personas caídas. Jesús al recubrirte (vestirte) con nuestro cuerpo, con Tu muerte destruisteis el poder de la muerte. Jesús, Tu nos divinizasteis con Tus divinos misterios, Jesús, tu con tus sufrimientos redimisteis a todo el mundo. Jesús Hijo de Dios, acuérdate de nosotros, cuando llegues a Tu Reino.

Kondakio 2

El Angel cuando Te vio en el jardín de Getsemaní, dedicado y extenuado por la dolorosa carga de nuestros pecados hasta sudar sangre, se presentó para fortalecerte porque Tu tomasteis sobre Tus hombros al moribundo Adán y se lo trajisteis al Padre. Por ello arrodillándome, (oro) rezo con fe y amor Cantándote Aleluya.

Icos 2

Jesús, los hebreos no entendieron Tu inconcebible sufrimiento cuando Te buscaban de noche con candiles y Tu les dijisteis, Soy yo! Entonces, aunque ellos cayeron al suelo, luego Te ataron y llevaron a juicio. Nosotros sobre este camino Te veneramos y con amor imploramos: Jesús, luz del mundo, el malicioso mundo Te aborreció. Jesús, que vivís dentro de una luz inaccesible, Fuisteis tomado por el poder de las tinieblas. Jesús, Hijo de Dios Inmortal, Tu fuisteis entregado a la muerte por el hijo de la predicción Jesús Tu que no sabes de engaño Fuisteis besado por el traidor lisonjero. Jesús, Tu que Te ofreces a todos gratuitamente, fuisteis vendido por plata, Jesús Hijo de Dios, acuérdate de nosotros cuando llegues a Tu Reino.

Kondakio 3

Con Tu Divinidad Tu previsteis la triple negativa de tu discípulo. Él, aunque jurando, Te negó, luego, al Verte a Su Maestro y Señor, en la casa del sumo sacerdote de corazón se conmovió, y al salir lloró amargamente. Sé compasivo conmigo, Señor, llama a mi cruel corazón, para que yo lave mis pecados con lagrimas, Cantándote a Ti, Aleluya.

Icos 3

Teniendo verdaderamente el poder del Eterno Sumo Sacerdote según el orden de Melquisedec, Tu, Soberano y Señor de todos, Te presentasteis ante el arbitrario sumo sacerdote Caifas. Al tomar de tus siervos el martirio, recibe este agradecimiento de nosotros. Jesús invalorable, Tu que fuisteis comprado por un precio, adquiéreme para Tu eterna herencia. Jesús, deseo de todos, por miedo negado por Pedro, no me niegues a mi, pecador. Jesús cordero manso, torturado por los crueles jabalíes, líbrame de todos mis enemigos. Jesús, con Tu sangre, ingresasteis al Santo de los Santos, límpiame de toda impureza corporal. Jesús atado, teniendo el poder de atar y perdonar, líbrame de mis graves pecados. Jesús, Hijo de Dios, acuérdate de nosotros, cuando llegues a Tu Reino.

Kondakio 4

Los hebreos, preocupados por la tormenta provocada por la muerte de Jesús, inducidos por el padre del engaño, el diablo, te negaron, camino justo, verdadero y de vida. Nosotros, Jesús, Te reconocemos, como la fuerza de Dios, en el Cual están guardados todos los tesoros de la sabiduría y del entendimiento de la mente, cantando: Aleluya.

Icos 4

Pilato, al escuchar tu humilde respuesta, como merecedor de la muerte, Te entregó a la crucifixión, aunque el mismo reconoció que no encontró en Vos ninguna culpa. Él sus manos lavo, pero su corazón ensució. Nosotros asombrados (admirados) por Tu sacrificio voluntario con ternura exclamamos: Jesús, Hijo de Dios, Hijo de la Virgen, fuisteis atormentado por los hijos arbitrarios. Jesús, agraviado y despojado, Tu le das hermosura a los lirios del campo y vistes el cielo con las nubes. Jesús, cargado de heridas Tu saciasteis con cinco panes a cinco mil personas. en vez de rendirte tributo de amor y agradecimiento, Tu recibisteis crueles tormentos, Jesús por nosotros fuiste todo el día torturado, cura las heridas de nuestras almas. Jesús, Hijo de Dios, acuérdate de nosotros, cuando llegues a Tu Reino.

Kondakio 5

Tu que te vistes con vestimenta de luz, todo Te cubristeis con Tu Divina sangre. Se, en verdad se, de acuerdo a las profecías, porque es brillante Tu vestimenta: yo Señor, con mis pecados Te he cubierto de Heridas. Por ello a Ti, por mí herido, imploro con agradecimiento: Aleluya.

Icos 5

Isaías, inspirado por Dios, por medio del Espíritu al Preveerte lleno de deshonra y herido, horrorizado, imploró: 'Nosotros lo vimos y el no tenía presencia o belleza atrayente' Nosotros al Verte en la cruz, con Fe y asombro imploramos, Jesús, que soportasteis el deshonor, Tu coronasteis a la persona con gloria y honor. Jesús, a Quien los Angeles no se atreven a mirar, Fuisteis golpeado en la mejilla. Jesús, que en la cabeza fuisteis golpeado con un junco, inclina mi cabeza hacia la humildad. Jesús que tuvisteis los ojos luminosos oscurecidos por la sangre, aparta mis ojos para no mirar la agitación. Jesús que de pies a cabeza no tuvisteis un lugar sano, hazme todo entero y sano. Jesús Hijo de Dios, acuérdate de nosotros, cuando llegues a Tu Reino.

Kondakio 6

Testigo de tu mansedumbre, Pilato, proclamó al pueblo que en Ti, no hay nada, que Te haga merecedor de la muerte, pero los hebreos como animales salvajes, al ver sangre, Te rechinaban con los dientes, clamando: Crucifícale, Crucifícale. Nosotros, al besar Tus Purísimas heridas, imploramos: Aleluya.

Icos 6

Tu mostrasteis a los ángeles y a las personas una representación asombrosa cuando Pilatos dijo de Ti "Aquí esta el Hombre. Venid, adoremos a Jesús, que ha sido por nuestra causa ultrajado, implorando: Jesús, Creador y Juez de todos, Tu por Tu creación has sido juzgado y sometido al martirio, Jesús dador de sabiduría, Tu no respondisteis a los enajenados. Jesús, médico de los heridos por los pecados, enséñame a arrepentirme. Jesús, Pastor destrozado (derrotado), derrota a los demonios que me tientan. Jesús, teniendo el cuerpo mortificado, atemoriza mi corazón con Tu Temor. Jesús Hijo de Dios acuérdate de nosotros, cuando llegues a Tu Reino.

Kondakio 7

Por liberar a la persona de la esclavitud del enemigo, Tu Te humillasteis ante Tus enemigos, y como un mudo corderillo, Fuiste llevado al sacrificio, por todos lados padeciendo Tus heridas, para librar totalmente a la persona que implora: Aleluya

Icos 7

Tu demostrasteis una paciencia increíble, cuando los soldados Te llevaron por orden del juez arbitrario, hirieron Tu Purísimo Cuerpo, bañándolo desde la cabeza hasta los pies con sangre. Nosotros con lagrimas Te imploramos: Jesús, que amas a las personas, fuiste coronado con espinas. Jesús divinamente impasible, soportasteis las pasiones, para librarnos de las pasiones. Jesús mi Salvador, sálvame a mi, merecedor de todo castigo. Jesús por todos abandonado, consolidación mía, fortaléceme. Jesús por todos ofendido, mi felicidad alégrame. Jesús Hijo de Dios, acuérdate de nosotros, cuando llegues a Tu Reino

Kondakio 8

Moisés y Elías se Te aparecieron increíble y milagrosamente, diciéndote sobre Tu fin, el cual ahora concluyó en Jerusalén. Allá vieron Tu Gloria, acá, al ver nuestra salvación imploran con nosotros: Aleluya.

 

Icos 8

Por todos lados expulsado Tu soportasteis el ultraje y los martirios, por la multitud de mis pecados. Algunos Te culpan como enemigo del Cesar, otros te critican (condenan) como a un malvado, y otros gritan, Tómalo, Tómalo y Crucifícale. Nosotros, desde lo profundo del alma, decimos al condenado y llevado por todos a la crucifixión: Jesús nuestro Juez, incorrectamente juzgado, no nos juzgues por nuestras obras, Jesús agotado en el camino Bajo la cruz, fuerza mía, no me dejes en la hora de mi prueba. Jesús que pedisteis ayuda al Padre y disteis a todos ejemplo de sacrificio, fortalecédme en mi debilidad. Jesús, Tu que tomasteis la deshonra, Gloria mía, no me rechaces de tu Gloria Jesús imagen luminosa de la Hipóstasis del Padre, transforma mi vida impura y oscura. Jesús, Hijo de Dios, acuérdate de nosotros, cuando llegues a Tu Reino.

Kondakio 9

Viéndote a Ti clavado en la cruz, toda la naturaleza se turbó: el sol en el cielo escondió sus rayos, la tierra tembló, el velo del Santuario se rasgó, las rocas se hendieron, el hades dejó ir a los muertos. Nosotros al pie de Tu cruz Te imploramos: Aleluya.

Icos 9

Bienhechor, los oradores elocuentes, aun con muchísimas palabras, no pueden expresar un agradecimiento digno a Tus Divinos sacrificios. Nuestro cuerpo, alma, corazón, y todas las articulaciones con ternura (emoción) Te imploran: Jesús clavado a la cruz, clava y haz desaparecer la lista de nuestros pecados. Jesús que tiendes Tus manos desde la cruz, atráeme a mi, perdido. Jesús, atravesado en el costado, Llévame Con Tus heridas a Tu Palacio. Jesús, con el cuerpo crucificado, crucifica mi cuerpo con mis pasiones y sensualidades. Jesús, que haz muerto atormentado, hazme digno para que yo con mi corazón Te contemple crucificado. Jesús Hijo de Dios, acuérdate de nosotros, cuando llegues a Tu Reino.

Kondakio 10

Deseando salvar al mundo, Tu salvasteis a los ciegos, rengos leprosos, mudos, sordos, y así también expulsabas a los espíritus malignos. Los hebreos insensatos enfurecidos y atormentados por la envidia, Te clavaron a la cruz, no sabiendo cantar, Aleluya.

Icos 10

Eterno Rey, Jesús Todo Tu sufres por mi desenfreno para purificarme, Tu nos das el auténtico (verdadero) ejemplo, para que nosotros lo sigamos, implorando: Jesús, amor extraordinario, (inconcebible) Tu no atribuisteis pecado a los que Te crucificaron. Jesús, que con lágrimas orasteis en el viñedo, enséñanos a orar. Jesús, que cumplisteis todas las profecías que se refirieron a Ti, cumple los buenos deseos de nuestro corazón. Jesús, que encomendaste Tu Espíritu en las manos del Padre, recibe mi espíritu en el momento de mi partida. Jesús, que no impedisteis que dividieran Tu ropa dulcemente (mansamente), separa mi alma de mi cuerpo. Jesús Hijo de Dios, acuérdate de nosotros, cuando llegues a Tu Reino.

Kondakio 11

Tu Purísima Madre Te trae un canto enternecedor, diciendo: Aunque Tu sufres en la cruz, Yo se que Tu nacisteis del seno del Padre, antes de la estrella matinal (Lucifer, Psalmo 109:3). Yo veo cómo toda la creación sufre Contigo. Entregando Tu espíritu al Padre, recibe también mi espíritu y no me dejes implorando: Aleluya.

Icos 11

Como vela luminosa encendida con amor ante Tu cruz, Tu Purísima Madre dolorosamente sufría cuando Te veía, verdadero Sol de la verdad, descendiendo al sepulcro. Con Ella recibe y de nuestro corazón estas oraciones: Tu ascendisteis (Te elevasteis) al árbol, para elevarnos a nosotros, caídos, ante Tu Padre. Tu distes a Tu Virgen Madre al casto Evangelista Juan para enseñarnos castidad y pureza, Jesús, que confiasteis a Tu discípulo el Teólogo a la que Té Engendró, Dios-Verbo, entréganos a todos bajo Su Protección Maternal. Jesús, vencedor del mundo y del hades, derrota la incredulidad, el orgullo mundano, y la concupiscencia de la vista en nosotros viviente. Jesús, aniquilador de la muerte eterna, Jesús, Hijo de Dios, acuérdate de nosotros cuando llegues a Tu Reino.

Kondakio 12

Dame Tu Gracia, Jesús, Dios mío, recíbeme como recibisteis a José con Nicodemo, para que Te dé mi alma como un santo sudario, y para ungir Tu Cuerpo puro con la fragancia de las virtudes, Teniéndote en el corazón como en el sepulcro, implorando: Aleluya.

Icos 12

Celebrando Tu crucifixión voluntaria, veneramos Jesús Tus sufrimientos. Con el centurión creemos que verdaderamente Tu eres el Hijo de Dios, que tiene que venir sobre las nubes con mucho poder y gloria. Entonces no nos avergüences, redimidos por Tu sangre imploramos así: Jesús, que sufristeis mucho, por las lágrimas de tu Virgen Madre, líbranos del fuego eterno. Jesús por todos abandonado, en la hora de mi muerte no me dejes solo. Jesús, recíbeme como a Magdalena, que tocó Tus pies. Jesús, no me condenes con el traidor y con los que Te crucificaron. Jesús, llévame al paraíso con el malhechor razonable. Jesús, Hijo de Dios, acuérdate de nosotros cuando llegues a Tu Reino.

Kondakio 13

Oh, Jesucristo, Cordero de Dios, que tomasteis los pecados del mundo, recibe este pequeño agradecimiento que Te traemos con toda el alma, y sánanos con Tus sufrimientos salvadores de toda dolencia física y mental (del alma y del cuerpo); protégenos con Tu cruz de los enemigos visibles e invisibles, y ante nuestro deceso no nos abandones, pero haz así, para que con Tu muerte nos libremos de la muerte eterna y siempre Te imploremos: Aleluya.

 Obispo Alejandro (Mileant)

Catecismo Ortodoxohttp://catecismoortodoxo.blogspot.com/

Monday, December 21, 2020

San Porfirio el Kafsokalivita para el anticristo

Me preguntó el Gérontas san Porfirios: «Dime, hijo mío, ¿Qué os dijo el yérontas Emiliano (del Monasterio Simonos Petra, Athos)) acerca del 666 y del anticristo?»
Yo le digo:
“Yéronta, Emiliano nos dijo en una reunión que no nos preocupemos. Nosotros que nos interesemos en tener una relación viva con Cristo y no le demos demasiada importancia al anticristo, porque entonces se convertirá el anticristo y no el Cristo en centro de nuestras vidas.
Inmediatamente golpeó la cama con las manos exclamando:
«¡Qué dices, hijo mío, qué dices, Doxa-Gloria y Gracias a Dios, que encontré a un guía espiritual-yérontas que está de acuerdo conmigo.
¡Mira, hijo mío, qué han hecho estos espirituales-intelectuales mundanos, aquí en el mundo!
Han revolucionado y perturbado las psiques-almas, creando muchos problemas, familiares y psicológicos con el 666 y similares.
La gente no puede dormir y comenzó a tomar psicofármacos, drogas psicotrópicas y pastillas para poder dormir.
Qué es esta cosa; ¡Cristo no quiere estas cosas!
Para nosotros los cristianos ortodoxos, para nosotros cuando experimentamos y vivimos a Cristo no hay anticristo.
Cuando en nuestro interior tenemos a Cristo, ¿puede venir el anticristo y asustarnos? ¿Puede alguna otra existencia opuesta entrar en nuestra psique-alma y perturbarnos?
No. Pero por eso hoy, hijo mío, esto está sucediendo. No tenemos a Cristo en nuestro interior y es por eso que nos preocupamos e inquietamos por el anticristo.
Cuando nosotros ponemos a Cristo en nuestro interior, todo se convierte en Paraíso. Cristo es todo y así siempre hijo mío debes hablar a la gente, para decirle a la gente que no tenemos miedo al contrario, al anticristo.
Si el mismo anticristo viniera ahora mismo con un dispositivo de rayo láser y me sellara obligatoriamente con el 666, no estaría molesto ni me afligiría ni entristecería.
Me dirás, ¿no es ese el punto del anticristo? Sí, pero incluso si me escribiera encima mío mil 666 con los rayos láser, indeleblemente, yo no estaría molesto, ni triste.
¿Por qué?
Porque hijo mío, sus primeros mártires los habían puesto sobre las bestias, se santiguaban y las bestias se convertían en corderos, los tenían en el mar, se santiguaban, (hacían la señal de la cruz) y el mar se convertía en tierra y caminaban, los tenían dentro en fuego, se santiguaban y el fuego se convertía en frescura.
Bendito hijo mío, ¿qué somos hoy nosotros? ¿Creemos en Cristo? ¿Nos santiguamos, hacemos nuestra cruz?
¿Pero por qué vino el Cristo? ¿No bajó para fortalecer nuestra enfermedad?
Entonces hijo mío, ves y diga a la gente: que no tenga miedo del anticristo.
Somos hijos de Cristo, somos hijos de la Iglesia Ortodoxa.
Estas palabras me causaron una gran impresión. Y agregó:
El Patriarca Dimitrios, ¿cómo llegó en Atenas?
En avión… y usó su pasaporte.
¿Qué pasaporte tiene?
Tiene pasaporte Turco, que tiene la media luna.
¿Y sabes cómo se llama la media luna por los santos Padres de nuestra Iglesia, después de la aparición de Mahoma?
¡La media luna es el punto del anticristo!
Si el semicírculo, media luna es el punto del anticristo y nuestro Patriarca lo tiene en su pasaporte (el punto del anticristo), ¿quiere decir que nuestro Patriarca es el anticristo?
¡No, hijo mío, no!
¡No limitemos tanto el mensaje Evangélico!
Cristo no es tan cerrado de mente como nosotros los humanos que queremos defender los derechos.

Esto tienes que decir a la gente: “¡Que no se ocupen ni traten con el anticristo!
Ni tampoco deberían temer al anticristo y el 666.
No se atormenten y agobien por los ésjatos tiempos y acontecimientos, ni del anticristo, ni de sus signos.
Para que lo sepáis, si nosotros tenemos a Cristo en nuestro interior, el anticristo no puede dañarnos en lo más mínimo.
Sé que vendrá el anticristo, que tendrá lugar la Segunda Parusía-Presencia (Venida) del Señor, pero ¿cuándo?, no lo sé.
¿Mañana? ¿Después de mil años? Yo no lo sé.
Pero no estoy preocupado ni inquieto por eso.
Porque sé, que la hora de la muerte es para cada uno de nosotros la Segunda Parusía-Presencia-Venida del Señor. Y esa hora está muy cerca.
¿Quién es el anticristo?
La respuesta de la Santa Escritura:
El anticristo no es simplemente un individuo o una entidad, porque la Santa Escritura dice que hay «muchos anticristos». (1 Juan 2:18.) La palabra anticristo en el texto griego original, que significa «el que está en contra de Cristo (o, en lugar de Cristo)»…

Αντίχριστος antíjristos anticristo
[Diccionario Academia Platónica de Atenas. El Anticristo significa el que está en oposición a Cristo o su adversario. Esta expresión es mencionada en la Santa Escritura sólo por el discípulo de Cristo Ioannis-Juan y especialmente en Sus epístolas I y II.
No se trata de un individuo aislado quien jugaría un papel futuro sino durante todos los siglos por sus enseñanzas opuestos a Cristo.
Este cuerpo colectivo del anticristo hizo su aparición cuando aún vivía Juan. “…ahora existen muchos anticristos” (1 Jn 2,18),: «y ahora están en el mundo» (1 Juan 4,3). Es una advertencia para percibir una situación ya existente sobre personas que ya se oponían a Cristo para que los cristianos tengan cuidado.
El anticristo también es calificado:
como «engañoso, seductor» (2 Jn 7) ως «ο πλάνος»
como «el mentiroso» (I Jn 2, 22) ως «ο ψεύστης»
como «negador del Padre y del Hijo» (1 Jn 22)
el que «niega que Jesús es Cristo» (1 Jn 2, 22)
El anticristo es mencionado también por el apóstol Pablo en su II carta a Tesalonicenses.]

¿Qué significa anticristo o anticristos?
Por los santos Padres de la Iglesia Católica Apostólica Helénica
La palabra anticristo se encuentra en el Nuevo Testamento. Es cierto que no es un término que fue inventado después, por la literatura eclesiástica sino que es un término bíblico y hagiográfico. Pero se utiliza por el evangelista Juan en sus epístolas y él mismo da su definición, significa: anticristo es aquel que niega la naturaleza humana de Cristo. Más exacto: si niegas la divina naturaleza de Cristo, esto que hizo Arriano, eres anticristo, si niegas la naturaleza material, la humana y aceptas sólo la divina, como es el monofisismo, entonces, también eres anticristo. Porque no aceptas aquello que es Cristo. Por lo tanto, es la negación de lo qué es el Jesús Cristo, sea por parte de fisis (naturaleza) humana o por parte de naturaleza divina, entonces aquel que sostiene esto está calificado como anticristo. Este es el término que se da por el mismo evangelista Juan. Muy correctamente, pues, dijo el padre Justino Pópovits que:
El primer anticristo, se entiende después de Cristo, porque tenemos anticristos también antes de Cristo, el primero es Judas. Porque no creyó quién era su maestro. Porque si hubiese creído nunca hubiese hecho lo que hizo, por consiguiente, no creyó en la naturaleza divina de su maestro, así consideró interesante que sacase un dinero y vendió a su maestro, negó su naturaleza divina. También el mismo santo dijo que: en la historia de la humanidad tenemos tres caídas grandes a) la de Adán, b) la de Judas y c) la del Papa de Roma.
El segundo anticristo, que niega la naturaleza divina es Arriano y decía que simplemente es creación y no Dios. El tercer anticristo, antes del último que será cuarto, ¿quién será, temblarán si lo escuchan?. Es el cristianismo occidental en la persona del Papa y de cada Papa de Roma. No lo digo yo, lo decía el Padre Justino y también san Cosme de Etolia. Por eso san Cosme decía: “al papa maldecid y le llamaba anticristo”. ¿En qué es anticristo?. Porque la falsificación del kerigma evangélico se encuentra en el cristianismo papista. Y una falsedad del kerigma cristiano, no sana ni salva nunca y al momento que no sana, ni salva, finalmente es una negación del cristianismo. Así pues el anticristo según san Juan es este.
Aún, anticristo se llama a aquel que usurpa la persona de Cristo, ahora vengo un paso más adelante, por ejemplo, si insultas a Cristo eres anticristo. Kazantzakis (famoso escritor heleno) insultaba a Cristo, si uno lee sus libros lo verá, a éste se le llama anticristo. Pero Kazantzakis hiriendo a Cristo, quería crear una nueva religión y proclamarse a sí mismo como mesías. Aquí ahora tenemos un paso más allá, no solamente hiero a Cristo, sino que le sustituyo, es decir, usurpo el título de Cristo y del Mesías. Esto lo hará el último anticristo, usurpará el título de Cristo.
Así que diríamos, me quedo sólo en estos dos, primero es aquel que no acepta la teantrópina, divino-humana persona de Cristo y segundo es aquel que quiere sustituir la persona de Cristo y proclamar algún otro o principalmente proclamarse él mismo, como Mesías. Porque también el último el Anticristo, el definitivo, del que su nombre será 666, ¿éste qué hará?. Nos los dice el apóstol Pablo: entrará en el templo de Dios, el de Salomón, que lo reconstruirá y se proclamará a sí mismo Dios, mientras haya herido toda piedad que hay en este mundo, no sólo del cristianismo, sino de cada religión y anulará cada religión para proclamarse él Dios. Veis pues, que es el segundo paso el que uno se proclame como Dios.

En resumen, por un hermano cristiano hispanohablante nativo: En realidad… anticristo… es todo aquel que niega y contradice el Logos divino (palabra, verbo) de Dios… y que por lo tanto… va en contra de Dios y de su Cristo… quien es en sí mismo… el Logos (palabra, verbo) de Dios encarnado… y el Hijo eterno de Dios.
Por esto reconocemos quiénes son anticristos… porque niegan el Logos de Dios que es eterno… aunque naciese como hombre… hace poco más de dos mil años… y al hacer eso… niegan y contradicen a Dios.
 
Catecismo Ortodoxo
http://catecismoortodoxo.blogspot.com/


Thursday, November 5, 2020

Profecías de los santos sobre el tercer mundo.

Profecías de los santos sobre el tercer mundo. ¡¡¡Muy importante!!! los signos del apocalipsis: la alarmante profecía del anciano Athos sobre la fecha de inicio de la ... ¡tercera guerra mundial! puede haber sido dejado delante de ella ... ¡menos de dos meses!

Muchas profecías y santos hablan de la época en que comenzó la Tercera Guerra Mundial. Es cierto que debe tenerse en cuenta que generalmente no se trata del año, sino de la época del año. Sin embargo, hay indicaciones para el año.

Causas:

Élder Matthew Vresfensky:
 
 (fuente no encontrada)

<...> Después de la resurrección de Rusia, habrá una Tercera Guerra Mundial y comenzará en Yugoslavia ".

Yugoslavia se fue, pero Serbia fue una vez parte de Yugoslavia.

Elder Vladislav (Shumov)


"La guerra entre Rusia y Alemania comenzará nuevamente a través de Serbia".

Los participantes:


El monje Teodosio (Kashin), el anciano de Jerusalén,  
predijo que la Virgen protegería a Rusia durante la próxima guerra. “¿Fue una guerra? (Segunda Guerra Mundial - Autor aprox.). Habrá guerra por delante. Comenzará desde el este.

Las creencias místicas populares indican en el fin del mundo, cuando China se levanta, su gran batalla con Rusia entre Biya y Katun. Y luego, desde todos los lados, los enemigos se arrastrarán hacia Rusia.(fuente no encontrada)

Nosotros, los cristianos, entendiendo el significado del simbolismo, debería parecer significativo que el emblema de China sea el Dragón. El dragón se llama la serpiente antigua. No en vano, entre el pueblo ruso, la creencia ha surgido desde el principio de que cuando China se levante, el mundo terminará. China irá contra Rusia, o más bien, contra la Iglesia de Cristo, porque el pueblo ruso es un portador de Dios. Contiene la verdadera fe de Cristo.(fuente no encontrada)

Los demonios primero dividirán a Rusia, la debilitarán y luego comenzarán a robar. Occidente hará todo lo posible para contribuir a la destrucción de Rusia y entregar toda su parte oriental a China. Todos creerán que Rusia ha terminado. Y entonces aparecerá el milagro de Dios, habrá una explosión extraordinaria, y Rusia renacerá de nuevo, aunque a pequeña escala. El Señor y la Bienaventurada Virgen María salvarán a Rusia ". (fuente no encontrada) 


Teófano de Poltava

“¿Fue una guerra (la Gran Guerra Patria)? Habrá una guerra. Y luego, desde todos los lados, como una rana (langosta), los enemigos se arrastrarán hacia Rusia. ¡Será una guerra!(fuente no encontrada)


Elder Vladislav (Shumov)

“Habrá tal guerra en Rusia: desde el oeste, los alemanes y desde el este, ¡los chinos!

La mitad sur de China se verá inundada por las aguas del Océano Índico. Y luego los chinos llegarán a la ciudad de Chelyabinsk. Rusia se unirá con los mongoles y los hará retroceder.

Cuando China se acerque a nosotros, habrá guerra. Pero después de que los chinos conquistan la ciudad de Chelyabinsk, el Señor los convertirá a la ortodoxia.

La guerra entre Rusia y Alemania comenzará nuevamente a través de Serbia.

¡Todo estará en llamas! ... Los grandes están llegando, pero Rusia no perecerá en el fuego.

Bielorrusia sufrirá mucho. Solo entonces Bielorrusia se unirá con Rusia ... Pero Ucrania no se unirá con nosotros; ¡y luego llorarán muchos más!

Los turcos volverán a luchar con los griegos. Rusia ayudará a los griegos ".

Con respecto a la unificación con Mongolia y la conversión de los chinos a la ortodoxia, uno puede dudarlo. Tal vez habrá una unión con la India?

Elder Vissarion (Optina desiertos) (no encontró una fuente. Optina tampoco sabe quién es el élder Vissarion)


“En Rusia, sucederá algo así como un golpe de estado. En el mismo año, los chinos atacarán. Llegarán a los Urales. Luego habrá una unificación de los rusos según el principio ortodoxo ... " 
 

Elder Paisius Svyatorets

“El Medio Oriente se convertirá en el escenario de guerras en las que participarán los rusos. Se derramará mucha sangre, e incluso, los chinos cruzarán el río Éufrates, con 200,000,000 de ejércitos, y llegarán a Jerusalén ”.


Víctimas y resultado de la guerra:
José de Vatopedi


“Este será su principal obstáculo para la dominación mundial. Y obligarán a los turcos a venir a Grecia para comenzar sus acciones, y Grecia, aunque tiene un gobierno, de hecho, no tiene un gobierno como tal. Ella no tiene poder, y los turcos vendrán aquí. Este será el momento en que Rusia también moverá sus fuerzas para hacer retroceder a los turcos. Los eventos se desarrollarán así: cuando Rusia vaya en ayuda de Grecia, los estadounidenses y la OTAN tratarán de evitar que esto suceda para que no haya una reunión, fusión de los dos pueblos ortodoxos. Otras fuerzas, como los japoneses y otros, también entusiasmarán. En el territorio del antiguo Imperio bizantino habrá una gran masacre. Solo los muertos serán unos 600 millones de personas. El Vaticano estará fuertemente involucrado en todo esto para evitar el creciente papel de la ortodoxia y tal reunión. Será un tiempo de destrucción completa de la influencia del Vaticano hasta sus cimientos. Así se convertirá la Providencia de Dios ".





Profecías de Metodio de Patara  

En las antiguas profecías bizantinas encontramos el siguiente lugar, hablando de tener que suceder en el territorio del antiguo imperio bizantino " una batalla que no ha sucedido antes", En el que participarán muchas naciones:" ... la sangre humana fluirá como un río, de modo que las profundidades del mar serán embarradas por la sangre. Entonces el buey rugirá y la piedra seca llorará. 


Profecías de San Cosme de Etolia

“Después de la guerra, la gente hará un viaje de media hora para encontrar a un hombre y convertirlo en [su] hermano; feliz quién vivirá después de la guerra general. Se comerá una cuchara de plata.

 
Élder Matthew Vresfensky (fuente no encontrada por mí)

“Esta guerra de paz, quizás de todo el Nuevo Orden Mundial contra Rusia, será terrible en sus consecuencias para la humanidad, matando miles de millones de vidas. La razón será dolorosamente reconocible: Serbia.<...> Después de la resurrección de Rusia habrá una Tercera Guerra Mundial y comenzará en Yugoslavia. El ganador seguirá siendo Rusia, el Reino de Rusia, que podrá establecer después de la guerra una paz y prosperidad duraderas en la tierra, aunque no conquistará la mayoría de las tierras de sus oponentes "..


Probablemente el viejo no significaba miles de millones, sino millones de vidas.

Profesor Seraphim Vyritsky (fuente no encontrada)

"Muchos países tomarán las armas contra Rusia, pero sobrevivirá, habiendo perdido la mayor parte de su tierra".

Sobre el próximo zar ruso



Teófano de Poltava.

« En los últimos tiempos, habrá una monarquía en Rusia. Esto provocará una reacción hostil mundial. Los enemigos se arrastrarán a Rusia como langostas "

Monje Gabriel, del monasterio de Bosniane (Serbia)

“Nuestro zar será del clan Nemanzhich en el lado femenino. Él ya nació y vive en Rusia.

El anciano describió cómo se vería. Alto, ojos azules, cabello rubio, bien parecido, con un lunar en la cara. Se convertirá en la mano derecha del zar ruso.

Yo mismo escuché de una fuente diferente, de otro monje, créanme al 100%, llamarán al zar ruso Michael y al nuestro Andrey ".

Después de leer estas y muchas otras profecías, ya podemos sacar ciertas conclusiones sobre los próximos eventos. Aunque no debemos olvidar que no todas las profecías que caminan en la red son verdaderas. Hay distorsiones, errores y, como parece, muchos eventos en la visión de los videntes son como comprimidos. De hecho, muchos dicen que es posible "vivir para ver al Anticristo" al mismo tiempo que todavía no ha habido eventos que puedan extenderse durante muchas décadas o incluso siglos.

También es digno de mención que, según muchas indicaciones, antes de la guerra misma habrá la resurrección de Serafines de Sarov y la elección del Zar en Rusia. Debe suponerse que estos dos eventos están interconectados de manera provocativa.


En el año 2053, se cumplirá el 150 aniversario de la glorificación de San Serafín de Sarov como santo, y se dice: "En Diveevo, yo, habiendo resucitado en Sarov, cobraré vida con el zar". Por lo tanto, no son las personas las que eligen al Rey, sino el Señor. Como dijo el élder Nikolai (Guryanov): "Zar, a quien el Señor revelará al pueblo ruso"- y agregaremos - a través de Seraphim of Sarov.


También me gustaría llamar la atención sobre la predicción sobre un golpe de estado antes de la guerra y el advenimiento del zar, del que habla el viejo Vissarion del desierto de Optina: (" En Rusia, sucederá algo así como un golpe de estado. En el mismo año, los chinos atacarán»).

Debe suponerse que esto será una apariencia de tiempos difíciles. O, algunas fuerzas patrióticas tomarán el poder en el país debido al camino desastroso obvio que tomará el poder "democrático".

También debo decir que la imagen de la apertura de la tercera prensa, que describe el período moderno, habla de un aumento en el precio de los alimentos.

Sale “Un caballo negro, y sobre él hay un jinete que tiene medida en la mano. Y escuché una voz en medio de cuatro animales, que decía: chinix de trigo para un dinar, y tres chinics de cebada para un dinar; no hagas daño al aceite y al vino ” (Apocalipsis 6: 5, 6).

En las profecías, también encontramos una indicación de que antes de la guerra habrá cartas y hambre.

Vladislav (Shumov)

"Se introducirán tarjetas en Moscú, y luego - hambre"

Reverendo Obispo de Sissania y Siatitzi Padre Anthony (fuente no encontrada)

“El dolor comenzará con los eventos en Siria. Cuando los eventos terribles comienzan allí, comienza a orar, orando fuertemente. A partir de ahí, ¡todo comenzará desde Siria! Después de ellos, espera el dolor con nosotros, el hambre y el dolor ".


Schiarchimandrite Christopher

"Habrá una hambruna terrible, luego una guerra, será muy corta y muy pocas personas permanecerán después de la guerra".

Constantinopla

Muchas predicciones indican que la guerra comenzará a través de Serbia. Y no tenemos ninguna razón para no confiar en esto. Al mismo tiempo, tenemos las predicciones de los griegos sobre el ataque turco contra Grecia. Y que el ejército ruso vendrá y tomará Constantinopla en respuesta a esta agresión. El hecho de que el ejército ruso tomará Constantinopla se conoce desde hace mucho tiempo, y esta tradición se conserva tanto entre los griegos como entre los turcos.

Se sabe que los enemigos irán a Rusia por todos lados, y China será el enemigo más peligroso. Sin embargo, la batalla por Constantinopla es, en nuestra opinión, extremadamente importante.

Élder Martin Zadeka(1769)(aún no busca una fuente) «Constantinopla será tomada por cristianos sin el menor derramamiento de sangre. (lea sobre esto en los comentarios) Rebeliones internas, conflictos civiles y disturbios incesantes El estado turco se arruinará por completo; el hambre y la peste serán el fin de estas calamidades; ellos mismos perecerán de una manera lamentable. Los turcos perderán todas sus tierras en Europa y se verán obligados a retirarse a Asia, Túnez, Fetsan y Marruecos ".

"No te escondas y dejes a tu peor enemigo: ¡el turco!" ¡Atacarán y se apoderarán de tus islas! No por mucho tiempo. Porque el fuego los espera. Fuego de la flota rusa. De la flota rusa y de su lado.

Este fuego los dispersa y no sabrán dónde correr y dónde esconderse. Todo lo que han hecho por ti durante tantos siglos pagará por todo. Tal será su pago "

Debido a la agitación que comenzó en todo el mundo, los turcos atacarán y capturarán las islas griegas. Además, Turquía echará de menos los barcos estadounidenses que golpean a Rusia.

La inscripción en la tumba de Constantino el Grande: « Un clan rubio con sus asistentes derrotó por completo a Ismail y ganó la Semiholmie [Constantinopla] con ventajas especiales [en ella]. Entonces comienza una feroz guerra interna, [que dura] hasta la quinta hora. Y sonará una voz triple; “¡Para, para con miedo! Y apresurándose al país del chicle, encontrará allí un marido que es realmente maravilloso y fuerte. Este será tu gobernante, porque él es amable conmigo, y tú, habiéndolo aceptado, haz mi voluntad.

Manuscrito de Kutlumush: 
"17) la lucha de los siete poderes por Constantinopla. Tres días de exterminio mutuo. La victoria del poder más fuerte sobre los seis restantes;

18) la unión de los seis poderes contra el ganador; nuevo exterminio mutuo de tres días;

19) el cese de la hostilidad por la intervención de Dios en la persona de un ángel y la transferencia de Constantinopla a los helenos "

De esta profecía podemos concluir que la captura de Constantinopla no será tan fácil ("tres días de destrucción mutua")

Profecía de Metodio de Patara:  
« Y el clan rubio será dueño del Semicholium durante cinco a seis [meses]. Y plantarán pociones en él, y muchos de ellos serán destruidos en venganza por los santos. Y los tres [términos?] Predestinados prevalecerán en el Este, y después de eso se levantará un cierto lobo autocrático y otro lobo feroz ... y los pueblos sedentarios en el lado norte quedarán consternados y serán movidos con gran fuerza y \u200b\u200bfuria, y se dividirá en cuatro autoridades, y la primera hibernará cerca de Éfeso, la segunda, cerca de Melagia, la tercera, cerca de Pérgamo, la cuarta, cerca de Bitinia. Entonces los pueblos que viven en el país del sur se indignarán, y Felipe el Grande se levantará con dieciocho tribus, y se congregará en el Semicholium, y comenzará una batalla que aún no ha sucedido, y se precipitará a través de sus puertas y pasajes, y la sangre humana fluirá como un río, de modo que la profundidad Marina nublada de sangre. Entonces el buey rugirá y la piedra seca llorará. Entonces los caballos se volverán y se oirá una voz del cielo: “¡Alto! ¡Detener! ¡La paz sea contigo! ¡Basta de venganza contra los infieles e indecentes! Ve al país gingival del Semicholm, y encontrarás un esposo allí, parado cerca de dos pilares con gran humildad, luz y justicia, sufriendo una gran pobreza, disfraz severo, pero espíritu gentil "... Y se anunciará la orden del ángel:" Ponle rey y pon una espada en su mano derecha con las palabras: "¡Ánimo, John! Fortalece el récord y conquista a tus adversarios". Y, habiendo tomado una espada de un ángel, herirá a los ismaelitas, etíopes y todo tipo de infieles. Debajo de él, los ismaelitas se dividirán en tres partes, y matarán la primera parte con la espada, la segunda parte será bautizada, la tercera parte, que en el Este, se someterá por la fuerza (lea sobre esto en los comentarios) . Y a su regreso [del Este] se abrirán los tesoros de la tierra, y todo se enriquecerá, y no habrá mendigo entre ellos, y la tierra dará ”

De esta profecía no está del todo claro: y si el "clan rubio" son los rusos, entonces no está del todo claro qué significan los "pueblos del norte" que se pondrán en movimiento. En cualquier caso, la fe cristiana será restaurada en Constantinopla y entregada al Rey griego elegido por Dios, Juan, quien gobernará durante 2-3 décadas. Y este será el tiempo de la última prosperidad, y el tiempo de la difusión de la fe ortodoxa por toda la tierra.

Andrey Yurovivy: 
« Y habrá paz a semejanza del mundo que fue en los días de Noé, porque ya no lucharán. Y debido a que no habrá guerra en la tierra, cruzan sus espadas en arados, hoces y otros implementos agrícolas. Y [el rey] volverá su rostro hacia el este y humillará a los hijos de Agar, porque nuestro Señor Jesucristo está enojado con ellos por la iniquidad de Sodoma que hacen. De estos, muchos recibirán el Santo Bautismo y el rey piadoso los tendrá en alta estima, pero él destruirá al resto, lo quemará con fuego y [dará cualquier otra] muerte violenta. En aquellos días, todo será restaurado, e Illyric [se convertirá en parte del poder] de los romanos, y Egipto obtendrá su puerta. Y el [rey] pondrá su mano derecha sobre las naciones vecinas, y el clan rubio se someterá, y conquistará a sus enemigos. Y el reino se mantendrá por treinta y dos años, y no se recaudarán impuestos y regalos por doce años. Restaurará los tesoros y templos devastados, los santos reconstruirán. En aquellos días no habrá litigios, ni los injustos con los impíos, porque toda la tierra tendrá miedo de la faz del [rey], y él obligará a todos los hijos de los hombres por temor ante él a ser castos, y entre sus nobles destruirá a cada criminal ... Entonces vendrá la alegría y la alegría. , y muchas bendiciones vendrán de tierra y mar. Y será, como lo fue en los días de Noé ... Cuando su dominio explote, vendrá el comienzo del mal ".


Paisius Svyatorets:  
 
« En Constantinopla habrá una gran guerra entre rusos y europeos, y se derramará mucha sangre. Grecia no jugará un papel de liderazgo en esta guerra, pero se la darán a Constantinopla, no porque los rusos nos veneren, sino porque no hay una mejor solución, y de acuerdo con Grecia, y las circunstancias difíciles los presionarán. El ejército griego no tendrá tiempo para ir allí, ya que la ciudad le será entregada ".

Momento del comienzo de la guerra:

La predicción de la madre Alipia de Kiev:
 
(hasta que estaba buscando una fuente)

« La guerra comenzará contra los apóstoles Pedro y Pablo. Sucederá el año en que se saque el cadáver.»

La predicción de Vladislav (Shumov)

“La guerra comenzará inmediatamente después de mis vacaciones (me refiero a las vacaciones de Serafines de Sarov). Tan pronto como la gente se calme de Diveevo, ¡comenzará de inmediato! Pero no estoy en Diveevo: estoy en Moscú. "En Diveevo, habiendo resucitado en Sarov, reviviré con el zar".


Catecismo Ortodoxo
http://catecismoortodoxo.blogspot.com/

Friday, October 16, 2020

El rosario ( Obispo Alexander Mileant )


La vida del cristiano es — trabajo y oración. Оrad constantemente (1 Tes. 5:17) — dice el Apóstol y luego los Santos de nuestra Iglesia, que han sabido por experiencia el poder y la bondad de la oración permanente. La oración a la cual más se recurre, es la denominada Oración de Cristo: 

Señor Jesucristo, Hijo de Dios, perdóname mis pecados.

Si reuniéramos todos los escritos de los Santos Padres sobre los hechos de la Oración de Jesús, resultaría una gran biblioteca. La brevedad y sencillez de esta Oración permiten a todo cristiano incluirla en su norma diaria (por supuesto, con la bendición de su padre espiritual), repitiéndola diariamente: 50, 100, 200 veces o mas. ¿Pero cómo rezar y contar las veces al mismo tiempo? He aquí el rosario que nos ayuda en ello.

El rosario actual es un hilo en círculo cerrado, con 50 o 100 pepitas a modo de un collar, donde cada décima pepita tiene un tamaño algo mayor que las demás. Efectivamente, el rosario ayuda a contar las veces que se repite una oración o una inclinación, pasando con los dedos de la mano izquierda las pepitas sobre el hilo. Llegando a la décima pepita, se dice el Padre Nuestro, o "Alégrate, Virgen Santa…" y la Oración de Jesús. Al concluir las veces estipuladas, se reza "Digno es verdaderamente…" El rosario puede emplearse con cualesquiera otras oraciones.

En Rusia antigua el rosario tenía otra forma: la de una escalerilla, igualmente cerrada, compuesta de "pequeños escalones" de madera revestidos de cuero o tela. Se llamaba "escalera" y significaba en el sentido espiritual, la escalera de la salvación, de la subida al Cielo. El círculo cerrado del rosario significa la oración interminable, eterna.

El rosario es parte de la vestidura de los monjes; los laicos pueden usarlo en sus oraciones con la bendición del padre espiritual: en el trabajo, en lugares públicos. Basta poner la mano en el bolsillo y repasar las cuentas.

La mala costumbre de llevar el rosario en el cuello, envolverlo en la muñeca, darle vueltas en el dedo, es inapropiada. Como cualquier cosa sagrada (y el rosario es rociado con agua bendita), debe ser tratado con respeto y sin demostración ostentosa.

Obispo Alexander Mileant

Catecismo Ortodoxo 

http://catecismoortodoxo.blogspot.com/

Friday, September 25, 2020

Salmo 1

Salmo 1

1. Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de impíos
y en camino de pecadores no paró,
ni en asiento de pestes se sentó;
sino que en la ley del Señor está su voluntad
y día y noche meditará en Su ley.
Será como el árbol plantado junto a las corrientes de las aguas
que a su tiempo dará su fruto
y su hoja no caerá, todo cuanto haga prosperará.
No así los impíos, no así,
serán como el polvo que lanza el viento de la faz de la tierra.
5. Por esto no resurgirán los impíos en el juicio,
ni los pecadores en el consejo de los justos.
Pues el Señor conoce el camino de los justos
y el camino de los impíos perecerá.
 
Catecismo Ortodoxo
http://catecismoortodoxo.blogspot.com/

Monday, September 7, 2020

Las causas y consecuencias del ateísmo - Obispo Alejandro (Mileant)


Son considerados ateos quienes no creen en la existencia del ser supremo, denominado Dios. Unos no creen en Dios, porque nadie les habló de El y ellos no llegaron a pensar en Dios. Otros, aunque en principio no niegan la existencia de Dios, de hecho, viven de manera como si El y Sus leyes no existieran para ellos; lo que permite considerarlos ateos prácticos. Por último, hay quienes por principio niegan la existencia de Dios y tratan de justificar su falta de fe, recurriendo a argumentos científicos o filosóficos. A estos se les debe incluir en la categoría de los ateos conscientes. Desde el punto de vista teórico, el ateísmo de principio suele convertirse en actitud verdaderamente hostil con respecto a la fe en Dios, pues se impone mediante la violencia, como sucede en los países comunistas.


El ateísmo teórico, de hecho, no es más que la antireligión, pues el también se basa en la fe. La religión tiene por fundamento la convicción de que existe Dios; el ateísmo, la convicción de que El no existe. De veras, si Dios es un espíritu, cómo podrá ser demostrado con aparatos materiales que no existe. Esto equivaldría a tratar de negar la existencia del campo magnético de la Tierra valiéndose de un barómetro. El ateísmo reemplaza la fe en Dios por la fe en la autoexistencia de la materia y de las leyes de la naturaleza.

El ateísmo, como fenómeno masivo, surgió en los últimos doscientos años. El es producto del siempre mayor distanciamiento del hombre de la naturaleza; lo que se produjo cuando parte considerable de la población inició el proceso migratorio del campo a los centros urbanos. La sicología nos enseña que es propio del ser humano tratar de discernir el origen y la finalidad de su existencia. Al reflexionar sobre las cuestiones básicas del ser, el hombre llega a la fe en el Creador del Universo. A su vez, la naturaleza ayuda a que el hombre acuda a Dios, pues ella con su hermosura, majestuosidad, armonía y racionalidad hace recordar en todo momento al Señor, su Omnipotencia y bondad. Antes, la gente se hallaba más próxima a la naturaleza, y encontrarse con un ateo era un fenómeno rarísimo. Es notorio que la idea del ser supremo viene difundiéndose entre la gente de todos los niveles de desarrollo desde tiempos prehistóricos. "Fíjense en la faz de la tierra, decía Plutarco (1 siglo a.C.) y ustedes verán ciudades sin fortalezas, sin ciencias, sin jerarquías, verán a gente sin viviendas permanentes, sin concepto alguno de las bellas artes, mas no hallarán una sola comunidad humana sin fe en la Divinidad." Este testimonio sigue en vigor hasta el presente, en particular cuando se trata de gente estrechamente relacionada con la naturaleza, aunque sus conceptos sobre Dios puedan ser imperfectos, ingenuos y hasta infantiles.

Más ha de tomarse en consideración que en la actualidad la vida del hombre urbano transcurre en las condiciones cotidianas, circulación, ruido de las máquinas, junglas de cemento, humo y crímenes. Ese tipo de vida no puede infundirle al hombre sentimientos nobles, sublimes sino todo lo contrario, deforma y traumatiza sus cualidades espirituales. Por eso, no debe sorprendernos que tanto el ateísmo como diversas enfermedades síquicas se desarrollan generalmente en la población de las grandes urbes.

A la divulgación del ateísmo contribuye el sistema educacional laico o directamente antirreligioso, utilizado en la mayoría de establecimientos educacionales contemporáneos, que brillan por su ausencia el catequismo, pero prospera la antireligión. Con frecuencia, en manuales y conferencias, se crítica el relato bíblico sobre la aparición del mundo y del hombre. En lugar de enriquecer y ampliar la información facilitada por la Biblia, los descubrimientos científicos se contraponen a las evidentes verdades Divinas, creando así un conflicto artificial entre la fe y la ciencia. A veces los docentes y los profesores abiertamente se ríen de los principios de la fe y la moral. Son sumamente raros los jóvenes de ambos sexos, que disponen de una formación lo suficientemente sólida para ver en los ataques antirreligiosos de los profesores no datos científicos objetivos, sino la opinión sumamente particular de gente adversa a la religión. Los padres y amigos de los estudiantes deben tener una gran preparación y conocimientos para salvar en ellos la fe en Dios.

Es obvio que el pecado enturbia la mente y embota la conciencia, por eso no puede dejar de contribuir al debilitamiento de la fe en el Señor y a que el individuo lleve una vida licenciosa. Suele suceder que jóvenes educados en familias religiosas y ellos mismos sumamente devotos en la infancia, se dejan seducir por placeres pecaminosos y en definitiva se ven involucrados en pasiones carnales. Pasados varios años el pecaminoso modo de vida deja muy poco en ellos de la inocencia, la timidez y la cordialidad que les eran inherentes. Ellos se forman, insolentes, coléricos, desvergonzados. Junto con estos defectos surgen en ellos dudas respecto a la religión, que pueden trasformarse en desinencia, si ellos a tiempo no recapacitan y vuelven arrepentidos al amparo de Dios.

Una de las consecuencias del ateísmo es la desesperación. En la mayoría de los casos, el ateo no toma conciencia de ello, más al penetrar en su subconsciente ella, en definitiva, determina su modo de vida. Al no haber Dios, no hay vida futura, no hay recompensa por los esfuerzos y obras de bien. Por eso el ateo se apresura, mientras vive, a disfrutar de cuantos bienes le ofrece la vida. Al no haber Dios, resalta que las leyes morales son sumamente condicionales, por lo que la diferencia existente entre el mal y el bien es determinada por el propio individuo. Por supuesto, las leyes estatales, la vergüenza, el temor, o consideraciones de tipo práctico pueden reprimir, en cierto modo, las aspiraciones a cosechar placeres y bienes vitales sin escatimar medios, más por eso la esencia del ateo, su concepción del mundo no cambia. Las fieras y los insectos pueden ser crueles con sus víctimas, pero no hay ser más peligroso y más cruel que el hombre cuando carece de la orientación moral superior. Ese hombre puede hacer mal no sólo por conveniencia propia, sino incluso por el antojo de un placer perverso. El es capaz de agraviar al prójimo a título de venganza, simplemente, por sentirse desdichado. Y es desdichado porque no tiene futuro. Por eso, precisamente, en ninguna otra parte se cometen tantos crímenes absurdos y crueles como en los países donde impera el ateísmo.

¿Cómo puede el hombre asumir la fe en Dios o reforzar la fe en Su existencia? En la filosofía y la apologética existen las así llamadas "demostraciones" de la existencia de Dios. Dichas pruebas dicen, que el reconocimiento de la existencia de Dios es la consecuencia lógica de la observación de la estructura ordenada que presenta la naturaleza, de las propiedades espirituales del hombre y de los hechos históricos. La enumeración y el exámen de dichas pruebas requeriría demasiado espacio. Por eso, nos limitamos a decir aquí que no existe prueba aparente del génesis de Dios que pueda demostrar mejor y de modo más persuasivo su existencia que la experiencia espiritual interna del hombre. Pues Dios es un Ser espiritual y por tanto a El no se Le puede conocer mediante métodos científicos habituales. Sin embargo el alma, creada a Su imagen y a Su semejanza, puede entrar en contacto directo con El. Cuando el hombre se esfuerza en disipar las tinieblas de la vanidad en que transcurre su vida, y se dirige con toda su alma hacia la Luz Divina, que nos rodea por todos los lados, entonces, y sólo entonces, él ve y oye a Dios. Este sentimiento personal de Dios no puede ser demostrado o explicado a otra gente, pues pertenece al ámbito de la experiencia interna. Quien no disponga de esa experiencia interna, no entenderá de que se trata.

Esta experiencia personal de contacto con la Gracia Divina resulta para el hombre la prueba más convincente de Su existencia. Mas esta experiencia obliga al hombre a cambiar el aspecto, moral de su vida, a aprender a sacrificarse para obedecer a la Voluntad Suprema. Y son muchos los que temen de molestar su conciencia, no quieren cambiar su pecaminoso modo de vida y por eso no se esfuerzan para entrar en contacto con la Luz Divina. En cambio aquellos hombres que comunican con esa Luz, hallan en ella la fuente de sus fuerzas espirituales, la paz y la alegría superior.

Obispo Alejandro (Mileant) 
 
Catecismo Ortodoxo
http://catecismoortodoxo.blogspot.com/