Wednesday, January 17, 2018

El Ayuno y la Comunión

El ayuno es un instrumento importante en el desarrollo de la vida espiritual. Es el Señor mismo quien nos dio el ejemplo, y después de El, muchos Santos, comenzando por Juan Bautista. El ayuno es un ejercicio que contribuyó a someter el cuerpo y el alma al espíritu, y por ello, a Dios. Al mismo tiempo, es una arma poderosa en la lucha contra Satanás.

La Iglesia ha establecido períodos de ayuno antes de las fiestas de la Pascua, de la Navidad, de la Dormición y de los santos Apóstoles Pedro y Pablo, así como en ciertos otros días y los miércoles y los viernes.

La Sagrada Escritura y los textos litúrgicos, sobre todo los de la Cuaresma, nos hablan de las cualidades que debe tener el ayuno. De esto se ocupan también los Santos Padres en sus escritos. Hay que ayunar sin demostrarlo y es necesario guardarse de toda hipocresía. Cristo mismo nos lo dice (Mateo 6:18).

E1 ayuno favorece en nosotros el arrepentimiento. El cristiano debe siempre suprimir la envidia y los malos impulsos, tener moderación en todo, dominar periódicamente las necesidades del cuerpo, y el ayuno le ayuda a hacerlo.

E1 ayuno no es sólo un ejercicio de continencia, sino que ocasiona buenas obras. Es sobre este aspecto del ayuno que la Iglesia pone énfasis en sus himnos cuaresmales. Por ejemplo: "ayunando con nuestros cuerpos, hermanos, ayunemos también con nuestro espíritu, destrocemos toda alianza injusta...demos pan a los hambrientos, conduzcamos a los mendigos y a los desamparados a nuestras casas" (Miércoles de la primera semana de cuaresma).

Este ayuno, que se expresa en particular por una abstinencia completa de todo alimento, está destinado a recordarnos vivamente que toda nuestra vida terrestre es una preparación para la plenitud de la vida de los justos.

La encarnación ya es el principio de esa vida nueva en unión con el Señor y con todos nuestros hermanos en Cristo. Es por eso que el sacramento quita la carga del ayuno según la palabra de Jesucristo mismo: "¿Acaso pueden los que están de bodas ayunar mientras está con ellos el Esposo?" (Marcos 2:19). Pero hasta no recibir los Santos Misterios, el ayuno nos es indispensable, porque estamos en espera de Aquel que ha de venir y tenemos sed de un nuevo encuentro con El, no sólo en la Eucaristía sino también en el Segundo Advenimiento.

Librándonos del ayuno después de la Comunión, la Iglesia fortalece en nosotros la conciencia de que el Esposo ahora ya nos ha venido. La espera, por un lado, y la realización ya comenzada, por otro, son inherentes a la naturaleza divina y humana de la Iglesia; es lo que encuentra su expresión en su vida litúrgica con la alteración continua entre el ayuno y el gozo después de la comunión.

Los días de fiesta y los domingos, es decir, los días destinados a la eucaristía, que ocurren en un período de ayuno, por ejemplo, durante la Cuaresma, la limitación de alimentos continúa aún después de la Comunión, pero el ayuno es entonces reducido.

Catecismo Ortodoxo
http://catecismoortodoxo.blogspot.ca/

Saturday, January 13, 2018

La templanza es liberación de los pecados.. ( San Basilio el Grande )

La templanza es liberación de los pecados, dominio de las pasiones, mortificación del cuerpo en el desorden de su naturaleza y tentaciones; es principio de la vida espiritual, camino para conseguir el eterno bien, moderación de todo deseo de abundancia. La abundancia es una gran tentación para el mal. Ella es motivo para que la gente cometa el pecado; ella tira el alma como un anzuelo a la muerte.

San Basilio el Grande 
 
Catecismo Ortodoxo 
http://catecismoortodoxo.blogspot.ca/

Wednesday, January 10, 2018

Salmo 74

Salmo 74 
 Te confesaremos, oh Dios, Te confesaremos e invocaremos Tu Nombre, contaremos todas Tus maravillas. “Cuando Yo tome tiempo, con justicias juzgaré. Derretida está la tierra y todos los que la habitan, Yo he afianzado sus columnas”. He dicho a los delincuentes: "No delinquen", y a los que pecan: “No alcen su cuerno, no levanten en alto su cuerno, no hablen contra Dios injusticia”, 
 
 Pues no es de oriente, ni de occidente, ni de los montes desiertos, porque Dios es Juez. A éste humilla y a éste ensalza, porque el cáliz está en la mano del Señor, lleno de vino mixto e inmixto. Y lo ha inclinado de esto a esto, pero no ha sido vaciado de su hez, y beberán todos los pecadores de la tierra. Mas yo me alborozaré por siempre, cantaré al Dios de Jacob y todos los cuernos de los pecadores quebrantaré y se exaltarán los cuernos del justo. 
 
Catecismo Ortodoxo
http://catecismoortodoxo.blogspot.ca/

Sunday, January 7, 2018

El Bautismo de Señor Jesucristo.

Sobre este acontecimiento hablan los Cuatro Evangelistas: Mateo 3:1-17, Marco 1;1-11, Lucas 3;1-22 y Juan 1:15-33. Cuando se acercó el tiempo para Nuestro Señor Jesucristo de comenzar Su servicio social, Dios envió a Profeta Juan el Bautista con la predica de Penitencia con el fin de preparar el pueblo hebreo para recibir al Esperado Mesías. El comienzo de la Prédica de Juan el Bautista, según San Lucas, corresponde a 15- Año del reinado del emperador Tiberio en Roma. Era el año 779 desde la fundación de Roma, o el año 30 de la era Cristiana. En este tiempo Jesucristo vivía en Su ciudad de Nazaret, en la parte norte de la Tierra Santa - la Galilea, donde se estableció la Santa Familia, desde el tiempo del asesinato por Herodes de los infantes de Belén.
La predica del Profeta Juan era muy Simple, pero llegaba al alma misma de sus oyentes. "Arrepentios, porque que se ha acercado el Reino de los cielos." El lugar de la predica de Juan era el desierto de Judea, región poco poblada en los bordes occidentales de Jordán y el Mar Muerto. Era un lugar muy accidentado con colinas rocosas y lechos de cursos de agua secos, con una vegetación muy escasa. Por eso se llamaba - desierto. El Profeta Juan era el hijo de los justos Zacarías y Isabel. (Zacarías era Sacerdote e Isabel Procedía de la familia del rey David). Juan quedó huérfano en edad temprana y creció en el desierto, donde llevaba una vida muy severa. Su vestimenta estaba hecho de tela de la lana del camello con un cinturón de cuero. Se alimentaba de acrides (una especie de langosta) y de miel silvestre.
Después de las enseñanzas tediosas de los eruditos judíos y que se referían principalmente al exacto cumplimiento de distintas ceremonias religiosas, la Prédica de Juan el Bautista corrió por Judía como una ráfaga de aire fresco. Los habitantes de Jerusalén, Judea, y hasta Galilea y Samaria, en tropel se dirigían para escuchar la palabra viva y inspirada del Profeta de Dios.
700 anos A.C. el Profeta Isaias en su libro predijo la predica de Juan el Bautista. Isaias llamo al Profeta Juan: "La voz que clama en el desierto" (Is. 40:3), El tenia que: "Preparar camino a Jehová; enderezar la calzada en la soledad a nuestro Dios." Predijo también sobre Juan el Bautista, el ultimo de los Profetas del Viejo Testamento, Malaquias, quien vivió unos 400 an
Años antes de Cristo. El llama a Juan - Angel del Señor y hablando de parte de Dios dice: "Yo envío Mi Mensajero, el cual Preparará el camino delante de Mi; y vendrá subitamente a Su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el Angel del pacto, a quien deseáis vosotros. He aquí viene, ha dicho Jehová Sabaot" (De los ejércitos)
(En Griego Angel significa el Mensajero; Mal. 3:1-2; 4:5; Mar. 1:1; Mat. 11:14 y 17:12).
Con el llamado a la penitencia, el profeta Juan sugería a los hebreos la necesidad de comprender profundamente sus errores, condenar su vida pecaminosa y comenzar una vida nueva, basada sobre las leyes Divinas. La Palabra "Penitencia," En Griego - Metanía, Significa cambiar su modo de pensar, comenzar a mirar la vida en forma nueva. Con todo eso, el profeta insistía que la Penitencia debe ser Sincera, completa, seguida por la Corrección de uno y Obras de bien. "Haced, pues, frutos dignos de Arrepentimiento" - decía el Profeta a los judíos. A la frecuente pregunta "que hacer?" el Profeta contestaba: "El que tiene dos túnicas, que dé una al que no tiene; y el que tiene qué comer, haga lo mismo." En otras palabras: hagan el bien, ayuden al necesitando. A los publicanos (recogedores de impuestos) inculcaba de no exigir mas de lo debido. A los soldados les enseñaba de no hacer daño a nadie, no calumniar y estar satisfechos con sus sueldos.
Pero no todos los judíos venían al profeta con la sed de oír la palabra Divina viva, y con la intención de corregirse. Algunos venían por vana curiosidad, o para sorprenderlo en alguna palabra imprudente y acusarlo luego ante las autoridades. Los que no lo aceptaban eran los letrados y los fariseos, quienes envidiaban su gloria y temían perder su propia autoridad sobre el pueblo. Ellos estaban orgullosos de sus conocimientos de la ley y su "santidad ceremonial," despreciando a la gente simple y no letrada. El Profeta Juan, viendo la falsedad y la maldad de las autoridades judías y su falta de deseo de volver a Dios, los acusaba abiertamente y en forma muy severa, diciendo: "Generación de víboras, quien os enseñó a huir de la ira venidera de Dios?"
En cambio, a los que hacían la Penitencia y Confesaban sus pecados abiertamente, el Profeta Juan Bautizaba en el Río Jordán. El Bautismo Consistía en la Inmersión del penitente con Oración en el agua, que simbólicamente Significaba su Purificación de los Pecados. (En Griego "Baptízo" es Sumergir). El Bautismo del Profeta Juan todavía no era el Bautismo Cristiano de Gracia, sino una preparación a éste.

Llamando al Reino de Mesías Celestial, el profeta Juan daba a entender que este Reino no será tal, como se representaban erróneamente la mayoría de los judíos como un reino rico y poderoso. El Reino de Mesías será celestial - Espiritual, que lleva a la gente hacia Dios, y otorga a los hombres una renovación moral.

Algunos judíos, viendo a Juan, se preguntaban si el no es ya el Esperado Mesías? Pero el profeta Juan negaba enérgicamente este concepto, explicando que su misión es solo preparar a los hombres para recibir al Mesías, que vendrá. Él, Juan, los Bautiza con el agua en el Sentido de Penitencia. Mesías los Bautizará con "Espíritu Santo y Fuego." En otras palabras, el nuevo Bautismo no será solo un Simbólico lavado de los Pecados, como el Bautismo de Juan, será un renacimiento del hombre en la Gracia. En el Bautismo de Mesías el Mismo Espíritu Santo, como Fuego, quemará toda la impureza humana y prenderá en sus almas un fogoso deseo de servir a Dios. A quienes aceptarán al Mesías, Dios reunirá en Su Reino, como se junta el trigo en un granero. En cambio, los que rechazarán al Mesías, serán quemados como la paja, en el fuego eterno.
Mas adelante los Evangelistas relatan que durante uno de los Sermones del Profeta Juan al borde de Jordán: "Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él." Para que Jesús, excento de todo pecado, vino a Bautizarse? La respuesta a esta pregunta la encontramos en las palabras del mismo Profeta Juan, quien varias veces explicaba a los miembros del Sinedrion (Consejo Espiritual supremo): Yo vine a Bautizar en el Agua para que El (Cristo) sea revelado a Israel. O sea para que durante el Bautismo sea revelado quien es El. Hasta entonces Jesucristo vivía en la tranquilidad de Nazaret, conocido a los habitantes de esta pequeña ciudad, como hijo de María y del Carpintero José. Ahora Cristo Cumplió 30 Años y tenia derecho, según la ley hebrea, de enseñar al pueblo y tomar el nombre de "Rabbí" - Maestro. Llegó el tiempo de revelarse al pueblo, y para el pueblo de escuchar el testimonio sobre El, como el esperado Mesías. Esto se cumplió ahora en el borde de Jordán.
Sin embargo, cuando el Señor se Acercó a Juan, éste sintió Su gran y Divina Santidad, y dijo: "Yo necesito ser Bautizado por Ti, y Tu vienes a mi?" A esto el Señor Contestó: "Deja ahora, porque así conviene que Cumplamos toda Verdad." La Verdad, Jesús llama la voluntad Divina. La voluntad de Dios era que todos que deseaban ser miembros del bendito Reino de Mesías - se Bauticen. El Bautismo recibió la importancia de "Puerta" al Reino de Dios. Jesucristo, como el Progenitor de la nueva humanidad, regenerada por El, debía entrar primero en el Reino, creado por El, abrir a los hombres el camino de salvación y enseñarles a cumplir la voluntad de Dios. (Tomando en cuenta el constante deseo de Cristo de cumplir la voluntad de Su Padre, el profeta David dice en el salmo 40:7-9 - "He aquí, vengo...el hacer Tu voluntad, Dios Mío, me ha agradado..." comparar con Hebr. 10:5-9).
En el mismo tiempo, sumergiéndose el Salvador en las Aguas en el momento del Bautismo, santificó este Misterio, y trasformó la ceremonia simbólica en el Sacramento Cristiano regenerador.

Todos los que venían a Juan, primero Confesaban sus Pecados y luego se sumergían en el agua. Solo Jesús, carente de pecados, vino a Juan directamente para el Bautismo. Inmediatamente, saliendo del agua después del Bautismo, Jesús en el borde del río se puso a orar, y como Hijo de Dios, pedía a Su Padre Celestial de bendecir el comienzo de Su servicio social. De repente, mientras El oraba, se Abrió el Cielo y sobre Jesús bajo el Espíritu Santo en forma de una Paloma blanca. Y hubo una Voz de los Cielos, que decía: "Este es Mi Hijo Amado, en Quien tengo Complacencia." Estas Palabras de Dios Padre eran la indicación para Juan y el pueblo presente, de la dignidad Divina del Mesías, quien no solo es hombre, sino el Unigénito Hijo de Dios.
El triple milagro que se Produjo - abertura del cielo, descenso del Espíritu Santo en forma de Paloma y el Testimonio de Dios Padre - convenció Completamente a Juan que Jesucristo es el Esperado Mesías. Este visible descenso del Espíritu Santo sobre el Mesías Juan estaba Esperando, ya que Dios, enviándolo a la predica, le dijo: "Sobre quien veas descender el Espíritu Santo y que Permanece sobre El, este es el que Bautiza con el Espíritu Santo" (Juan 1:33). De manera que desde este momento, Juan el Bautista sin ninguna duda podía atestiguar que Jesús es Mesías y Cordero de Dios, que tomo sobre Si, los pecados del mundo. Poco después del Bautismo del Señor, el Profeta Juan le cedió algunos de sus Discípulos: los hermanos Andrés (El que fue Primero en ser llamado) y Pedro, y los hermanos Jacobo y Juan (El Teólogo). Siguiendo al Salvador, ellos se hicieron Sus primeros Discípulos y Apóstoles.


Kontaquio Tono 4:
 Hoy Te has aparecido al mundo y Tu luz, oh Señor, se ha grabado sobre nosotros que, conociéndote, Te cantamos: has venido y Te has manifestado, oh luz inaccesible.

Catecismo Ortodoxo 
http://catecismoortodoxo.blogspot.ca/

El Servicio del Bautismo del Señor.


En la Iglesia Antigua (Hasta el Siglo 4) La Theofania se festejaba el 6 de Enero (Calendario Juliano o el 19 - Calendario- Gregoriano). La celebración unía los dos Acontecimientos - la Navidad de Cristo y Su Bautismo en Jordán. Cuando al final del Siglo 4, la Navidad comenzó a Celebrarse el 25 de Diciembre, la Theofania el 6 de Enero esta festejando solamente el Bautismo de Cristo. La primordial unión de los dos recordatorios se manifiesta hasta ahora en una semejanza de estructura de las celebraciones religiosas. Así, en la víspera de ambas se ofician "Las horas del Rey," después de las cuales - Servicio de la Tarde y la Eucaristía. El Servicio de la Noche comienza con el Gran Vespertino, donde se Canta: "Dios esta con Nosotros."
La víspera del Bautismo se leen 13 paremias, en vez de 3 habituales, (Lecturas del Ant. Test.), la cantidad de las cuales se explica por el hecho de numerosos bautismos, que se producían en este día en la Iglesia antigua. El Bautismo se cumplía en el atrio durante la lectura de las paremias. Los recién Bautizados en Vestidos blancos y con velas encendidas entraban entonces en el Templo. Los Cristianos les recibían, cantando: "Todos los que habéis sido Bautizados en Cristo, de Cristo Estáis Vestidos," que ahora se acostumbra de cantar en las Liturgias de Navidad y Bautismo.
Las lecturas de estas paremias son dedicadas a Profecías, referentes al agua. 1) Gen. 1:1-13 - la fijación de la tierra sobre las Aguas. 2) Exodo 14:15-18, 21-23, 27-29 - cruce de israelitas del Mar Rojo. 3) Ex. 15:22-27, 16:1-4 - canto victorioso a Dios después de que los perseguidores egipcios fueron ahogados. 4) Josué 3:7-8, 15-17 - cruce milagroso de hebreos al Jordán. 5) 4 Rey. 2:6-14 - cruce del Jordán por los profetas Elías y Elíseo. 6) 4 Rey. 5:9-14 - curación de lepra de Neeman en el río Jordán. 7) Is. 1:16-20 - llamado a la penitencia y a la ablución. 8) Gen. 32:1-10 - reconciliación de Jacobo con Esaú cerca de Jordán. 9) Ex. 2:5-10 - la princesa egipcia encuentra al niño Moisés en el borde de Nilo. 10) Jueces 6:36-40 - rocío milagroso del vellón de lana, para la certificación de Gedeon. 11) 1 Rey, 18:30-39 - el milagro del descenso del fuego por el profeta Elías y la lluvia que siguió. 12) 2 Rey. 2:19-22 - la milagrosa transformación por Prof. Elíseo de Agua salada en dulce. 13) Is. 49:8-15 - sobre la regeneración Espiritual.
En la Liturgia del día antes del Bautismo se lee: Epístola a los Corintios 9:19-27; Evangelio de san Lucas 3:1-18. En los versículos de noche antes de Bautismo se da un relato artístico del acontecimiento: la conversación de Jesucristo con Juan el Bautista y su temor de bautizar al Señor, la abertura de los cielos, las voz del Cielo y el descenso del Espíritu Santo. Además, se explica el significado profundo de la festividad: A) el Señor tomo el bautismo para la salvación de los hombres, y no para ser El purificado, que no Le hacia falta; B) el Señor deseaba cumplir, hasta el final, las leyes y ceremonias del Antiguo Testamento; C) Su salida de las aguas significa la elevación del mundo hacia el cielo; y finalmente D) el Sacramento del bautismo otorga actualmente la Gracia Divina, ya que el agua bautismal fue santificada por el Señor.

Tropario, Tono 1:
 En el Jordán, al ser Bautizado, Señor, se manifestó la adoración de la Trinidad; pues la voz del Padre dio testimonio de ti, nombrándote su Hijo amado. Y el Espíritu, en forma de paloma, confirmó la verdad de su palabra. Cristo Dios nuestro, que te manifestaste e iluminaste el mundo, gloria a ti.

Kontaquio Tono 4: 
Hoy Te has aparecido al mundo y Tu luz, oh Señor, se ha grabado sobre nosotros que, conociéndote, Te cantamos: has venido y Te has manifestado, oh luz inaccesible.
Catecismo Ortodoxo
http://catecismoortodoxo.blogspot.ca/

El significado del Bautismo del Señor.

En el día de Bautismo del Señor, Nosotros recordamos el Milagro de la Theo-Fania - Manifestación Divina. En verdad, durante el Bautismo del Salvador, el único, Omnipotente Dios, Creador del cielo y la tierra, por primera vez se hace ver a los hombres en Tres Personas: Dios Padre - con Su voz; Dios Hijo - con Su Bautismo en Jordán y Espíritu Santo - descendiendo como una paloma. Por eso en el tropario de la Festividad de Bautismo se dice, que en este día "Se manifestó para ser adorada la Triple Divinidad."
La Fiesta de Theofania o el Bautismo del Señor ocupa un lugar Especial entre las 12 Festividades importantes de la Iglesia. Nos hace recordar nuestro propio nacimiento espiritual en el día, cuando el Sacerdote nos Sumergió Tres Veces en el Agua. Nos recuerda las Promesas que dimos ante la pila Bautismal, si no consciente por causa de nuestra temprana edad, pero dada por nuestros Padrinos Espirituales, quienes tienen la Obligación de Educarnos como Verdaderos Cristianos.
Durante el Sacramento del bautismo, el sacerdote recuerda el Bautismo del Señor y Ora a Dios con estas Palabras:
Tú, el Dios incircunscrito, sin comienzo e inefable, descendiste a la tierra, tomando la forma de un servidor y haciéndote a semejanza del hombre. Pues no toleraba tu entrañable misericordia, Dueño, ver a la raza del hombre bajo la tiranía del diablo, porque viniste a salvarnos. Confesamos tu Gracia; proclamamos tu misericordia; no escondemos tu beneficencia. Libertaste a los hijos de nuestra naturaleza; por tu nacimiento santificaste el seno de la Virgen. Toda la creación canta tus alabanzas, Tú que te manifestaste. Porque Tú, Dios nuestro, apareciste en la tierra y habitaste entre los hombres. Santificaste las corrientes del Jordán, enviando desde el cielo a tu Santísimo Espíritu, y aplastaste la cabeza de los dragones que allí habitaban.
Para un cristiano, dice san Cirilo de Jerusalén, Padre de la Iglesia de los Primeros tiempos, - las aguas Bautismales son "y Sepulcro, y la madre." Sepulcro de la vida anterior pecaminosa, fuera de Cristo, y madre de la nueva vida en Cristo y Su Reino eterno de la Verdad. El Bautismo es la puerta, que lleva del reino de las tinieblas al Reino de la Luz. "Porque todos los que habéis Sido Bautizados en Cristo, de Cristo Estáis Vestidos" (Gal. 3:27). El Bautizado en Cristo es revestido en la virtud de Cristo, se Le asemeja, Participa en Su Santidad. La Fuerza del Sacramento está en que el Bautizado recibe la Capacidad y Poder de Amar a Dios y a sus Prójimos. Este Amor Cristiano lleva al creyente hacia la vida justa y le ayuda a vencer las atracciones del mundo con sus pecaminosas alegrías.
En nuestros tiempos, la desdicha de muchos Cristianos es que se dedican muy poco para avivar en sus Corazones el dón del amor bendito, que recibieron. La enfermiza atracción del mundo reemplaza en ellos el Amor Espiritual, y trae consigo los sinsabores, la maldad y envidia. Por eso, festejando el bautismo del Señor, debemos recordar nuestras promesas de amar a Dios y a nuestros prójimos. Agradezcamos a Dios por habernos hechos dignos del Nacimiento Espiritual y por habernos llamado a Su Reino de eterno gozo. Hagamos el esfuerzo de ser dignos de este gran honor y Gracia Divina!.
 
Catecismo Ortodoxo 
http://catecismoortodoxo.blogspot.ca/

Saturday, January 6, 2018

La Fidelidad a Cristo.

Alta, en la oración, profunda, en el pensamiento Divino, alegre, en la hazaña espiritual, pura en el gozo, perfecta en la enseñanza moral, plena en los modos de glorificación Divina — Ortodoxia, a pesar de eso, no es la religión mas populosa del mundo y no es la preponderante entre las confesiones cristianas de nuestro tiempo.
Cercano geográficamente a los países Ortodoxos, el Occidente Europeo, hasta la mitad del s. XIX, casi no conocía, ni quería conocer a Ortodoxia: unos la rebajaban e ignoraban (en el medio católico), otros la consideraban mediopagana (en el medio protestante). Era necesario que llegue la disminución externa de la iglesia Ortodoxa, las fuerzas y la riqueza espiritual de Ortodoxia, como comenzamos a verlo ahora.
Ortodoxia, no espera para si un triunfo visible, y una dominación en el mundo. Los destinos de la Iglesia de Cristo, indicados en la Revelación de San Juan el Teólogo, no presagian eso. El Apóstol de la Revelación, previene a los ángeles — dirigentes de las Iglesias de la auto-confianza triunfante, — profetiza los sufrimientos y pruebas, y cada vez un mayor ataque de las fuerzas del infierno sobre la Iglesia de Cristo hacia el fin del mundo, y llama a la paciencia, a la hazaña y aguante hasta el final y a la humildad.
"Aquí — la paciencia de los Santos" (Rev. 14:12). En nuestro tiempo surgieron pruebas excepcionales que cayeron sobre la Iglesia desde afuera y desde adentro. Esta muda de la Iglesia en nuestra patria, que sufrió mucho tiempo bajo el yugo del comunismo. En gran ansiedad de las Iglesias hermanas de los países eslavos, anonadados por la misma catástrofe. En el medio de los emigrantes — aparecen las autodenominadas "Iglesias autocéfalas," formaciones eclesiástico — nacionales. Separaciones en la gran familia rusa ortodoxa en el extranjero. Se roba el mismo concepto de Ortodoxia: con ese nombre se abren sociedades, que se fueran de verdadera Ortodoxia y instructores, que deforman a Ortodoxia. Todo eso puede causar tristeza e inquietar: no nos amenaza la posibilidad de fragmentar en distintas sectas, tal como pasó con el protestantismo ?
No, porque sabemos: Cristo esta con Su Iglesia: "Yo estoy con vosotros en todos los días." Si un río retenido en su curso, sale de su lecho, de manera que no se lo ve, y va por zanjas y meandros laterales, esto no significa que el río perdió su lecho y no irá mas por él. Así es el río histórico de Ortodoxia: su lecho es profundo y su curso, recto. El protestantismo se fracturó porque no tenia en su lecho la tradición eclesiástica. No se vulnerará la unidad de Ortodoxia. Pero son dignos de lastima los que se separarán de la unidad eclesiástica, guardada en las iglesia locales unidas y ortodoxas.
En nuestros días nuestro deber común en el extranjero — es ser fieles: no traicionar a Cristo, a la Iglesia universal, a Santo Sínodo de la Iglesia Rusa en extranjero, a promesas cristianas, a los Santos Testamentos de los padres, a los hermanos que sufren; mantener derecha la dirección y firme el timón; así es el simple y claro camino ortodoxo.

"Trabajen al Señor con temor y alégrense a Él con trepidación," No el sentimiento de orgullo, sino el sentimiento de temor junto con la alegría llena el corazón del cristiano ortodoxo. A vosotros esta confiada la joya: la lleváis con suficiente cuidado ? Estáis dignos de ella ? Están conscientes de vuestra responsabilidad ?
"Pues así seremos vestidos, y no desnudos," dice el Apóstol (2 Cor. 5:3). No nos amenaza el peligro de quedar desnudos? No esta la advertencia escrita para nosotros ? No, la conciencia que sostenemos a Ortodoxia nos salva. Debemos espiritualmente estar revestidos de ella a través del cumplimiento de ella.
Estar vestidos y no resultar desnudos — esto significa no sólo pertenecer, sino tener la vestidura de la fe de la verdad, del amor, de la pureza, de la humildad y ausencia de orgullo — vestidura de la Gracia Divina. Esto significa, hablando con las palabras del mismo Apóstol, vivir de tal manera que "predicando a otros no quedar indigno uno mismo."

Una vestidura así en Ortodoxia, otórganos Señor !
 
Catecismo Ortodoxo
http://catecismoortodoxo.blogspot.ca/

Wednesday, January 3, 2018

La Esencia de la idea de Salvación.

La planta crece hacia arriba. La idea del crecimiento orgánico es inseparable del espíritu de Ortodoxia. Ella se expresa en la comprensión Ortodoxa de la salvación del hombre. En el centro de atención del Cristiano se encuentra no "la conformación a la verdad Divina," no "la adquisición, de méritos," sino la posibilidad y la necesidad del crecimiento espiritual personal, en alcanzar de la pureza y de la santidad. La redención del hombre, su injerto al Cuerpo de Cristo, son condiciones para poder comenzar ese crecimiento. Las fuerzas de Gracia del Espíritu Santo, como el sol, la lluvia y el aire para la planta, hacen crecer a esta siembra espiritual. Pero el mismo crecimiento es la "Acción," el trabajo, un proceso largo, el trabajo interno sobre si mismo: continuo, humilde, tenaz. Renacimiento — no es la momentánea transformación de un pecador en un salvado, sino un cambio real de la naturaleza espiritual del hombre, cambio del contenido de lo más recóndito del alma, de los pensamientos, conceptos y deseos, direcciones de los sentidos. Ese trabajo se refleja, también sobre el estado corpóreo del cristiano, cuando el cuerpo deja de ser el señor del alma y vuelve al papel de servicio cumplidor de las ordenes del espíritu, un humilde portador del alma inmortal.
El árbol vivo, indefectiblemente crece. Alimentándose a través de las raíces, se ramifica ampliamente y forma la copa dispuesta armónicamente, aunque carece de un punto único en su alto. Así es el orden externo de la Iglesia ortodoxa sobre la tierra. Así también es la estructura de Ortodoxia: las Iglesias parroquiales, Iglesias locales, Patriarcados y una serie de Iglesias autocefalas. Todo el orden administrativo de la Iglesia terrenal, corresponde a su crecimiento orgánico: cada rama crece lateralmente, no separándose del tronco. Así se forman las relaciones mutuas de las Iglesias locales: 
Iglesias-madres, hijas-Iglesias, hermanas-Iglesias: la familia Divina de Cristo.
 
 Catecismo Ortodoxo
http://catecismoortodoxo.blogspot.ca/